Siete momentos y siete maneras de reavivarlos en la memoria: Lunes 1

Foto: Cortesía de Marvin

Con la ojerita todavía marcada y uno que otro bostezo que pone en evidencia la falta de horas-sueño, reviso la estela de reseñas, imágenes y posts que dejó MUTEK.MX 2012 a su paso por la ciudad. Todos me confirman en mayor o menor medida algo que cualquiera con ojo atento pudo percibir a lo largo de esa semana de actividades: que vivimos una edición especial, no sólo por ver llenos totales en gran parte de las actividades, sino por haber conseguido convocar a un público más heterogéneo e interesado que otros años (muchos acudieron con una abierta actitud exploratoria, incluso sin saber qué iban a oír), por haber conformado un line-up equilibrado y atractivo tanto para el ojo como para el oído (incluso con la posposición de la pieza de AntiVJ, ambos sentidos se vieron suficientemente estimulados) y por haber hecho ostensible la presencia del festival en una ciudad a la que hacen falta gigantescas manos para hacerle cosquillas. ¿Fui yo el único que tuvo todo el tiempo la sensación de estar atestiguando el calentamiento para la edición de aniversario, la del 2013, que se antoja espectacular? Memorable es una palabra que describe bien cada uno de los siete días de la edición que recién terminó. Un poco para convertir en letras algunas de las impresiones que dejó en mí el festival este año y, sobre todo, para invitar a cada uno de ustedes a hacer su propio listado de situaciones memorables, he decidido hacer una selección de siete momentos que voy a recordar mientras llega la siguiente experiencia Mutek, seguidos de un link que me ayudará a mantenerlos frescos en la memoria.

Lunes 1 : Centro de Cultura Digital Estela de Luz

Holy Other

Foto: Cortesía de Ojitos Negros

Cuando llegué, el lugar estaba repleto aunque faltaba un buen rato para que saliera Holy Other al escenario. Justo cuando estaba a punto de salir, se nos advirtió que cero fotos y cero video. No imaginé que se atrevería a llevar a ese grado su obsesión por “ocultar” el rostro, la pretensión de mantener la música alejada de su imagen. La rechifla quedó atrás cuando Holy Other comenzó a recetarnos desde el sampler y los secuenciadores esa bruma auditiva que ha conseguido crear combinando dubstep, 2step, r&b y varias más de sus múltiples influencias. Fue una noche de pop tétrico y ralentizado que parecieron disfrutar por igual los que llegaron creyendo que iban a pasar la noche bailando que quienes querían sentir literalmente la música de este chico de Manchester con ayuda de un buen sistema de audio. Intenso banderazo de salida que además marcaba la pauta de las intenciones del festival de hacerse sentir en la ciudad.

Foto: Cortesía de Marvin
Foto: Cortesía de Marvin
Foto: Cortesía de Marvin

No todos obedecieron aquello de cero fotos y cero video. Por suerte quedó registro. Aquí, el video que tuiteó al día siguiente Tri Angle, el sello al que pertenece Holy Other:



por Jesús Pacheco