Tag Archives: James Mecdraft

Kid Koala y su viaje al espacio como metáfora de una búsqueda personal

“Abre el libro”, “recuerda”, “esperanza”…instrucciones, acompañamiento; una obra musical y otra gráfica haciendo de espejos la una de la otra, en realidad son una sola, y cuentan una historia tan sencilla como profunda. Una canción de cuna para tiempos enredados, un refugio temporal para quienes aún gustan de escuchar, y de leer.

Kid Koala, más que tornamesista o DJ, un compositor extraordinario que vierte toda su dedicación e imaginación -vasta las dos, por cierto- al momento de trabajar con la aguja y el vinil. Así, Kid Koala es capaz de convertirse en un gran storyteller que emplea su música como vehículo perfecto para trazar narrativas que nos regresan un poco de ese lado humano opacado a veces por la bruma del caos contemporáneo.

Space Cadet, su última y reciente producción es un trabajo único: 132 páginas creadas a partir únicamente de scratch boards acompañadas de un soundtrack en el que parece sucede un encuentro tan poco probable como seductor: el tornamesismo de Kid Koala con la música de cámara. Tanto en la parte visual como sonora, el resultado es de una sutileza sorprendente y desde ya apunta para convertirse en un nuevo clásico audiovisual.

Admirando el libro de Space Cadet caes en cuenta de que éste sólo pudo haber venido de un esmerado y minucioso esfuerzo, como nos confirma Koala al ser entrevistado:

Comencé el libro en el 2001, poco después de que se publicó Nufonia Must Fall. Terminé el storyboard principal en el 2004 y pasé los siguientes siete años terminando los etchboards para cada panel. La técnica etchboard o scratch board consiste en postales que se cubren de tinta a las cuales raspas con un filo de metal o una punta muy fina”

La historia tiene una trama sencilla: Es acerca de un explorador espacial y su robot guardián que se queda en la tierra. Y sin embargo, llega más allá de eso, Es una historia sobre la familia. Es una historia sobre el tiempo…y cómo se nos pasa a todos…a veces demasiado rápido.

La música es una frágil canción de cuna, una oda melancólica en la que constantemente asoma la luz. La tornamesa pasa a último plano, siguiendo las líneas de piano y cuerdas-

Escribí y grabé las composiciones al piano. Ese fue el instrumento principal. Después lIené cada track con otras capas, contrapuntos y armonías que obtuve scratcheando diferentes melodías en mis tornamesas.Mi amigo Vid Cousins, quien me ayudó a producir el disco, toco también algo de bajo, y mi amiga Marika Anthony Shaw tocó la viola en algunos tracks.

El concierto que acompaña a Space Cadet es otra historia, de la cual les hablaré en la próxima entrega.

por Rafa Villegas

Kif Koala – Remembrance by MUTEK_MX