HEATSICK

HEATSICK

A HEATSICK, el proyecto del músico y productor inglés Steven Warwick que ha hechizado tanto a audiencias sedientas de baile como a escuchas de temperamentos más experimentales (y seguidores de Birds of Delay, su proyecto previo, o de sellos como PAN, CockTail d’Amore o Not Not Fun), lo escuchamos en Montreal durante EM15, y esa experiencia fue suficiente para que quisiéramos que el público mexicano atestiguará por sí mismo los poderes casi místicos para desconcertar, primero, y luego hipnotizar y fascinar a una pista de baile entera creando capas y capas de sonido con tan solo un teclado semidestartalado. Sí, sabemos que mucha de la atención que ha recibido se debe a lo rudimentario del equipo que suele utilizar para convertirnos en ratas felices y danzarinas de su laboratorio sónico. Pero una cosa es leer sobre la relativa austeridad de su set-up o incluso verlo en acción en una sesión para Boiler Room, y otra, distinta de verdad, es vivir de cerca su irreverente, inventiva e irónica aproximación al house de la mano de la libre improvisación y atestiguar, con el oído estupefacto, los poderes hipnóticos de la repetición y la capacidad del ruido para crear espacios casi habitables. Y si ya siguen su trabajo con entusiasmo, les sugerimos que revisen a Lurists, proyecto al lado de Luke Fowler y Richard Youngs que estrenaron el año pasado y en el que usan aparatos en mal funcionamiento y cajas de ritmos distorsionadas para crear música inesperada, también bailable.

Dream Tennis
Un podcast para XLR8R