ROMAN FLÜGEL, LA FELICIDAD QUE SIGUE SUCEDIENDO

ROMANFLUGEL ejival

Lo nuevo de Roman Flügel para el sello Dial, de Lawrence, Happiness Is Happening, es el resumen de la obra de un gran artista de música electrónica; un productor que ha sido parte de la ola de techno emanada de Alemania a principios de los 90 y que, desde Frankfurt, ha invadido otros rincones del planeta. Ser fundador de los influyentes sellos Playhouse y Klang Elektronik lo sitúan, sin duda, por encima del anonimato que pareciera permear su larga carrera. Si Flügel no es “tan famoso”, es por la gran cantidad de lanzamientos bajo diferentes nombres, colaboraciones y proyectos con los que edita su música. Su carrera pareciera análoga a la de Uwe Schmidt (Atom™, Señor Coconut…), con la diferencia de que con Uwe siempre sabes que se trata de un disco suyo, con Roman Flügel no tanto.

Tal vez sin proponérselo, Flügel ha sido punto de partida para algunos de los géneros de música electrónica más influyentes de los últimos 20 años, y sus proyectos Acid Jesus, Soylent Green, Eight Miles High, Sensorama y Alter Ego han sido piedra angular del techno experimental, el jazz electrónico y el electro machacoso del que más tarde se apropiaron Justice y Mr. Oizo. Pero es el trabajo bajo su propio nombre el más sutil, el que quizás más sorprende por sus detalladas texturas e inconmensurable brillo. De alguna manera, esa abstracción anónima que caracteriza mucho de su trabajo se desvanece en los discos que llevan su propio nombre, que literalmente terminan siendo más personales. Ahí sí, desde lo bailable hasta lo contemplativo, entiendes sin duda de qué se trata Roman Flügel, porque si algo lo caracteriza es el trato rudo a sus máquinas y esa pureza de audio que logra sacarles.

 Happiness Is Happening logra tejer una delicadeza rítmica con suculentas y absorbentes atmósferas que narran historias de techno, kraut y electro pop. A veces suena a unos Kraftwerk muy refinados y otras, a unos Depeche Mode por la senda de lo elegante, referencias marginales a sus probables influencias. En el detalle de este disco se revela esa gran elocuencia de un artista en plena madurez, al control de todas sus facultades técnicas, que producen uno de los discos de música electrónica que mayor placer produce escuchar a lo largo de este 2014. No es un disco de impresiones inmediatas, sino uno que lentamente dibuja sorpresas sonoras difíciles de olvidar.

El universo de Roman Flügel:

Roman Flügel es parte del Nocturno 1 en el Foto Museo Cuatro Caminos; adquiere tus boletos aquí: NISSAN JUKE Presenta: FMCC1